Opinión: Los atrasos sí importan

Battlefield Hardline ahora soporta una tonelada de presión


¿Ahora sí, verdad? Luego del desastre que fue Battlefield 4, Electronic Arts parece dispuesto a conceder a sus estudios todo el tiempo necesario para afinar los productos de manera minuciosa. ¡Menos mal! Las opiniones negativas llegan muy lejos y en ese sentido, Battlefield 4 fue una auténtica pesadilla, tan es así que devaluó a la empresa completa en los meses posteriores a su lanzamiento. Por supuesto, esa decisión es mejor para los consumidores, quienes terminarán por adquirir un producto completo... en teoría.

El retraso no es un remedio mágico o una decisión sin consecuencias, como quizá piensan los desarrolladores de Battlefield Hardline. Por si no se enteraron, durante Comic-Con, uno de los creativos señaló que las demoras no trascienden, siempre y cuando el producto final sea "suficientemente grandioso". Estoy de acuerdo, hasta cierto punto.

Tras la Beta de hace unas semanas, Visceral se dio cuenta de que algo no estaba bien y movió el estreno de Hardline; ahora asegura que la demora carece de importancia
Tras la Beta de hace unas semanas, Visceral se dio cuenta de que algo no estaba bien y movió el estreno de Hardline; ahora asegura que la demora carece de importancia

Cada retraso supone enfado por parte de los consumidores, pero más importante, eleva mucho las expectativas. Tengamos en cuenta, por ejemplo, el caso de Watch_Dogs, muy similar en cuanto a tiempos al de Hardline. La salida estaba agendada originalmente para otoño de 2013 y terminó por ocurrir en la primavera de 2014. El tema es debatible, pero si miramos las calificaciones que obtuvo, podemos alegar que resultó "suficientemente grandioso": nosotros le pusimos 7.5 de 10. Recordaré la demora porque Ubisoft prometió más de lo que pudo cumplir y el producto final en consolas, con todo y ese tiempo extra para retoques, expuso una calidad visual inferior a la de Grand Theft Auto IV, un título 6 años más antiguo.

Y ya que hablamos de Grand Theft Auto, por qué no reparar en su más reciente entrega, que sufrió una demora de un semestre. Las ventas fueron sobresalientes, pero debido a la combinación de cambio de fecha pronunciado con una saga tan relevante, la situación definitivamente se recordará durante mucho tiempo. Al respecto, ni Rockstar se salvó de los cuestionamientos cuando lanzó Grand Theft Auto Online. Los 6 meses adicionales no bastaron para dejar esa característica lista, lo que casi arruinó el juego completo, pues los defectos del frente en línea comenzaron a filtrarse a los respaldos de la campaña ―fui uno de los afectados―.

Watch_Dogs sufrió una demora que no sirvió para satisfacer las expectativas
Watch_Dogs sufrió una demora que no sirvió para satisfacer las expectativas

Battlefield Hardline no lleva sobre sus hombros la reputación y las expectativas de una propiedad de la envergadura de Grand Theft Auto, pero sí la de un pasado turbulento y la de una compañía que siempre está en la mira de los fanáticos y los accionistas.

Por irónico que parezca, un estreno en la fecha original de Hardline y resultados regulares quizá hubieran pasado sin aspavientos. Después de todo, es un spin-off y la Beta dejó claro que el título no se perfila para revolucionar a la franquicia ni al género. Ahora bien, con la demora, más vale que los revolucione. Los consumidores no son tontos y si Visceral cree que pasarán por alto los cambios de calendarización, se equivoca.

Ahora Battlefield Hardline, con medio año adicional de desarrollo, no tendrá que ser "suficientemente grandioso", sino grandioso y punto. Cualquier cosa menos que eso va hacer que el asunto del atraso resalte, especialmente para Electronic Arts, compañía para la cual supondría el segundo fracaso consecutivo de una de sus propiedades más relevantes.

Por otro lado, éste será un momento definitorio para la administración de Andrew Wilson, director de Electronic Arts. Se supone que aprendió la lección de Battlefield 4 y reestructuró todo el sistema de certificación de calidad de su compañía. Con Battlefield Hardline eso quedará demostrado o desmentido.

Hay un detalle más. Es importante recordar que Electronic Arts seguramente proyectó sus finanzas para el último trimestre del año considerando el dinero generado por Battlefield Hardline. El cambio de fecha podrá significar poco para Visceral Games por aquello de que el juego cumplirá cuando salga, pero ya le costó dinero a EA, pues del día que se anunció el atraso (22 de julio de 2014) al siguiente, el valor de EA como empresa cayó más de 6%. Claro, hubo más factores involucrados. Es decir, ése mismo día que la empresa dio a conocer sus resultados financieros del trimestre previo, pero la demora de una de las entregas más importantes para el semestre siguiente no ayudó.

Que Visceral le pregunte a Duke Nukem Forever si las demoras no importan
Que Visceral le pregunte a Duke Nukem Forever si las demoras no importan

El aplazamiento probablemente estaba justificado y quizás EA quiera ser doblemente cauteloso antes de dañar su reputación otra vez, pero hay un precio por mover el día de lanzamiento. Las fechas son un compromiso con los fans y si eso no basta, con los accionistas, así que eso de que no importa, es una falsedad.

Afortunada o desafortunadamente, con el auge de los juegos en línea y las Betas, esa incidencia se convertirá cada vez más en un lugar común ―si no es que ya lo era― pero es todo menos que irrelevante. Si atrasas el lanzamiento, más vale que el resultado sea impecable.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos