#ViernesRetro: Star Fox

La búsqueda anticipada de la tridimensionalidad


Te doy la bienvenida una vez más a este nostálgico espacio en el que hablaremos de un título que causó conmoción durante la primera mitad de la década de los 90 y llevó al Super Nintendo a otro nivel. No sólo representó un salto tecnológico, sino la llegada de una nueva franquicia que amplió el espectro de Nintendo, aunque después tuvo algunos problemas.

Star Fox apareció en febrero de 1993, cuando la fama de la máquina de 16 bits de Nintendo estaba subiendo como la espuma y ya tenía una buena cantidad de títulos en su catálogo. Recuerdo lo mucho que se promovió la llegada de este juego en la revista Club Nintendo, exaltando al máximo las capacidades del Chip Super FX, originalmente llamado Mario Chip, con el que se logró emular espacios en 3D en un ambiente 2D con modelos poligonales que el Super Nintendo no podía procesar solo. Obviamente, el buen Gus Rodríguez estuvo involucrado en la campaña de lanzamiento en la ya mencionada revista, hablando maravillas del producto con ese toque que siempre lo caracterizó.

Se dice que el nombre definitivo del chip influyó en el nombre del juego. ¿Será?
Se dice que el nombre definitivo del chip influyó en el nombre del juego. ¿Será?

Miyamoto estaba interesado en que los jugadores pudieran moverse en un ambiente que se sintiera más cerca al 3D de lo que se pudo ver en F Zero o Pilotwings, pero además de generar estos revolucionarios entornos, era necesario crear personajes con carisma y una historia que justificara la aparición de los mismos. La línea que se siguió fue la de una fábula espacial, de modo que el grupo de los buenos está liderado por un perro (General Pepper), mientras que el de los malos está encabezado por un simio llamado Andross. Las acciones se llevan a cabo en el sistema Lylat, cuyo planeta principal es Corneria. Star Fox marcó el inicio de las andanzas de Fox McCloud, Slippy Toad, Peppy Hare y Falco Lombardi. Me parece un muy buen detalle que los mismos nombres revelen de qué animales se trata.

En términos de cómo se juega, Star Fox podría definirse como un shooter en rieles. Aunque al principio de la aventura puedes elegir entre 3 destinos, la acción en cada nivel es lineal y uno de los objetivos es eliminar a todos los enemigos para que tu porcentaje de efectividad al final sea el más elevado. Existen 4 configuraciones de control. Personalmente prefiero que la Airwing se mueva hacia arriba cuando presiono el D-Pad hacia arriba y hacia abajo cuando lo presiono hacia abajo. ¿A ti te gusta eso de los ejes invertidos? En el camino puedes recolectar bombas, energía y power-ups mientras intentas acabar con todo lo que se te pone enfrente. Me llama mucho la atención que los puntos débiles de los enemigos estén marcados con una animación tan sencilla que incluso se puede hacer en Mario Paint. Es muy satisfactorio el sentimiento de atinarle a esos puntos débiles y ver cómo va disminuyendo la energía del jefe al final de la escena.

Debes dominar el movimiento de la nave para dirigir bien tus disparos
Debes dominar el movimiento de la nave para dirigir bien tus disparos

Los efectos de sonido también destacan, sobre todo los balbuceos de los personajes cada vez que dicen alguna línea. Este aspecto mejoró muchísimo en Star Fox 64, pero esta primera aproximación también tiene su encanto. Es clásica también la voz que te dice “Good luck” cada vez que empiezas un nivel, así como las instrucciones del General Pepper que, aunque sea un perro, inspira respeto.

Honestamente, no soy gran fan de Star Fox, pero una de las cosas que me gustan de él es que, incluso cuando juegas solo, sientes como si estuvieras en una partida multiplayer local. Los demás pilotos interactúan contigo, dándote algunos consejos para sacarle más provecho a la nave y a la forma de dirigirla; por otro lado, te recriminan inmediatamente si “por accidente” les disparas, cosa que también sucede cuando juegas con otros seres humanos. También puedes hacerles el paro quitándoles de encima a algún enemigo molesto que los esté persiguiendo. Esto no en todos los casos te recompensará con un agradecimiento, especialmente si el que recibe tu ayuda es Falco.

A pesar de no tener actuación de voz, en Star Fox se logró definir la personalidad de cada uno de los miembros del grupo. Fox es el más equilibrado y sobrio, aunque en ocasiones su inexperiencia puede llevarlo a tomar decisiones apresuradas; Peppy es como el Morgan Freeman del grupo; es decir, el que sabiamente guía a los demás y les da valiosos consejos de vida; Slippy es, en apariencia, el más débil de los 4, aunque, cuando es necesario, saca la casta; finalmente, Falco es el temperamental que siempre está en el ácido, pero en el fondo valora la unión del grupo y está dispuesto a ayudar cuando es necesario, aunque sus líneas no sean tan amigables.

La secuela que primero no fue pero ahora sí es

Después del rotundo éxito que fue la primera entrega de Star Fox, Nintendo se dispuso a hacer una secuela. Incluso mejoraron el Chip Super FX para potenciar la fluidez del juego y darle una apariencia más atractiva. La mesa estaba puesta para que, justo a mitad de la década, el mundo disfrutara el regreso del Star Fox Team. Desgraciadamente, en ese momento no se materializó en el Super Nintendo.

La explicación puede venir del hecho de que Nintendo estaba muy ocupado con el desafortunado Virtual Boy, el cual quisieron usar como puente entre el fin de la vida del Super Nintendo y la llegada del Nintendo 64, la cual ya había sufrido un retraso. Para los de Kioto tal vez no haya sido tan buena idea lanzar una secuela de 16 bits cuando un producto mucho más poderoso y cercano a las exigencias del momento estaba a punto de salir. Cabe mencionar que Star Fox 2 para este momento ya estaba completamente terminado, pero la Gran N decidió dejarlo en la congeladora.

Como en El Demoledor, el tiempo de letanía de Star Fox 2 duró más de 20 años, ya que pudimos disfrutarlo por primera vez dentro del Super NES Classic Edition en septiembre de 2017, unos cuantos días después del terrible sismo que sacudió a nuestro país. La premisa es diferente a la de su antecesor, ya que en este caso debemos defender Corneria de distintos ataques, evitando que su porcentaje de daño se eleve. Las mecánicas de juego permiten que haya más libertad y abren la opción de desarrollar distintas estrategias. No es tan lineal como su antecesor, aunque la dificultad sigue siendo un factor. Te recomiendo que lo juegues. La verdad, me gustó más que la entrega original. Además, curiosamente, es la iteración más reciente de McCloud y compañía. Si quieres conocer más a fondo la historia de esta saga, te recomiendo que le eches un ojo a una serie de videos que hizo el Gaming Historian.

¿Valió la pena la espera? Creo que sí. Es un muy buen juego.
¿Valió la pena la espera? Creo que sí. Es un muy buen juego.

¿Dónde puedo jugarlo actualmente?

  • Cartucho original de SNES
  • SNES Classic Edition
  • Nintendo Switch Online

No siempre que Nintendo se atreve a hacer algo diferente le salen bien las cosas. Seguramente ahora estás pensando en el Virtual Boy o en el incomprendido WiiU, pero debemos reconocer que Star Fox fue un escalón importante en el ascenso de Nintendo hacia el siguiente nivel, hacia la siguiente generación en la que esa tridimensionalidad que buscaron con tanto empeño finalmente se perfeccionó. ¿Cuál es tu Star Fox favorito? Cuéntame en los comentarios y recuerda que también esperamos tu participación en nuestras redes sociales. Nos leemos en el próximo #ViernesRetro. Nunca te rindas, confía en tus instintos.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos