Review

The Legend of Zelda: Tri Force Heroes

Todos para uno...
LEVELUP 7.5 Regular

PROS:

Gran diversión en modo cooperativo

Buena conectividad

Rejugabilidad y retos

SWAG

CONS:

Diseño simplón y reiterativo

Escenario intrascendente

Pésimo single player

Ya han pasado más de 10 años desde que disfrutamos el último título multijugador de The Legend of Zelda, Four Swords Adventures, en el ya lejano GameCube en 2004. Hoy, aprovechando la aparición de A Link Between Worlds en 3DS, Nintendo ha decidido dar continuidad a su spin-off multijugador estilo dungeon crawler de la saga de fantasía más recordada del medio. ¿Un esfuerzo a la altura? Parcialmente: un divertido título para jugar con amigos (aunque definitivamente no una maravilla), y una pésima elección para aquellos que quieran elegir el camino del lobo solitario.

Aunque sea la secuela directa de A Link Between Worlds, Tri Force Heroes no se toma las cosas para nada en serio. La cosa va más o menos así: el reino de Hytopia es la capital del SWAG y la moda, gracias a la Princesa Styla. Sin embargo, la bruja del país de los harapos o Drablans, Lady Maud, desprecia la vanidad de la princesa y la maldice para vestir para siempre una extraña especie de feo atuendo negro ajustado e irremovible (aunque no sé por qué no se le ocurre ponerse algo encima). El padre de Styla, el Rey Tuft, manda un mensaje a lo largo de todo el reino para convocar a los héroes legendarios que puedan vencer a la malvada Lady Maud. Dichos héroes, según la profecía, tienen 3 características: orejas puntiagudas, patillas y peinado partido hacia un lado. Así es como llegas a la ciudad: tú y otros como tú, trabajando en equipo, serán los elegidos para salvar a Hytopia de la maldición de los harapos.

Mosqueteros de la Trifuerza
Mosqueteros de la Trifuerza

En resumen, la trama del juego es un chiste, pero tiene cierto propósito. Básicamente el reino de Hytopia está obsesionado con la moda y la haute couture, por lo que recolectar todo tipo de materiales para poder hacerte nuevas túnicas y atuendos con poderes o con mero SWAG es la mecánica esencial del juego. Cada tesoro que encuentres en los calabozos servirá para este propósito, por lo que puede decirse que éste, a diferencia de otros Zeldas, es más bien un juego dungeon crawler con fuerte énfasis en el loot que una aventura épica por derecho propio.

Un juego dungeon crawler con fuerte énfasis en el loot

Como hemos mencionado, la principal característica del juego es su carácter cooperativo. Todas las escenas están pensadas para 3 personajes: tú y otros 2 Links, uno rojo, uno verde y uno azul. De hecho, el juego se llama Los 3 Mosqueteros de la Trifuerza en Japón, y esta fórmula resume la premisa principal del juego: cooperar, sobrevivir y obtener botín. Cada escena tiene una serie de items iniciales: bombas, arco y flechas, boomerang, etc, de modo que cada jugador es indispensable para terminar el nivel. Por ello mismo, todos comparten la misma barra de vida y deben cuidarse entre sí o de lo contrario morirán. A diferencia de otros Zeldas, los items no tienen usos limitados sino una barra de energía que se vacía con cada uso para recuperarse gradualmente. Para ayudar la soldaridad entre aventureros, diversas notificaciones informan del estatus de tus amigos y sus descubrimientos en cada dungeon, de modo que puedas mantener tu unión y avanzar sin problemas.

Diversion cooperativa
Diversion cooperativa

Diversas mecánicas dan sentido a la experiencia cooperativa del juego. Por ejemplo, se usa la dimensión de la altura: ciertos enemigos o lugares sólo pueden alcanzarse si formas una especie de tótem con tus compañeros y atacas desde lo alto o arrojas a tu compañero hacia el otro lado. Esta mecánica es constante y puede decirse que es la más importante del juego, pues lo diferencia de su predecesor, Four Swords. Otras mecánicas son más familiares: activar interruptores al mismo tiempo, combatir con jefes multitudinarios o pisar cada una de las piezas de la Trifuerza para activar algo. El uso de estas mecánicas está bien implementado y como es usual en los juegos de Nintendo se les exprime todo el jugo posible.

El juego tiene 32 escenas con 4 subniveles o pantallas. Al final de cada escena hay un jefe o grupo de enemigos, así como 3 cofres, 2 de ellos con un tesoro normal, y 1 con un tesoro de mayor valor, que te servirá para incrementar tu acervo de SWAG. Además de los niveles normales, existen los llamados Drablands Challenges, versiones más difíciles de los niveles normales. Por supuesto, conforme avances podrás cambiar la apariencia de tu Link, lo cual tendrá importancia para sus habilidades. Además del modo cooperativo para terminar la historia, también hay un modo versus denominado Coliseum, en el que los jugadores pueden tomar items para hacerse daño mientras recolectan ítems y rupias. El ganador es por supuesto aquel que haya quedado indemne, y existen recompensas especiales para este modo.

El reino del SWAG
El reino del SWAG

El juego es innegablemente divertido en cooperativo, especialmente presencial, pero también existe la opción para los lobos solitarios: los llamados Doppels. Los Doppels son básicamente Links en estatua que puedes controlar haciendo tap en su retrato con el botón. El juego es perfectamente terminable de esta manera pero terriblemente molesto, porque hacer lo más mínimo involucra cambiar constantemente entre los 3 Links, y tareas como activar un Switch o derrotar a un jefe se vuelven una verdadera pesadilla. En resumen, el juego definitivamente no está pensado para los solitarios: no es un punto en contra, pero ojo, definitivamente no es un título que se pueda recomendar a alguien que no quiera jugar en modo co-op.

El motor gráfico es el mismo que el de A Link Between Worlds, así que no hay mucho qué decir, salvo que quizá el diseño de los personajes no está tan bien hecho como en la serie principal, pero eso es natural tratándose de un spin-off. La música también es poco memorable: de nuevo, debe tomarse al juego como un spin-off con características multiplayer y arcade que como una entrega en toda regla. En cuanto a conectividad, el juego es sorprendentemente bueno: nada del horrible lag de Super Smash Bros. for 3DS en local, e incluso contiene funciones más avanzadas de hosting y juego con amigos. Sin embargo, no incluye chat de voz, por lo que toda la comunicación es por emoticones.

El problema de Tri Force Heroes es que es un juego terriblemente simplón y reiterativo a pesar de que el diseño nunca es exactamente descuidado: sólo le falta inspiración. Es más un dungeon-crawler genérico con estilo de Zelda, y la carga principal de la diversión está más en tu interacción con tus amigos que en un diseño prodigioso. Asimismo, la novedad de las mecánicas se desdibuja constantemente, por lo que terminarlo eventualmente se convierte en una carga. Al menos los niveles se atienen a los límites de un co-op: niveles rápidos, uno que otro acertijo, y un reto aceptable aunque tendiendo a lo bajo.

Tri Force Heroes es un spin-off divertido y de diseño competente, pero no es para nada algo comparable a una nueva entrada en la franquicia y se siente algo liviano en el apartado de diseño e incluso de rejugabilidad. La recolección de SWAG e items sólo puede llegar hasta cierto punto, y sus más bien limitadas mecánicas llegan a cansar. Sin embargo, no es una mala opción para alguien que quiera un poco de diversión multijugador local sin mayor compromiso. Forever Alones, absténgase: el juego es un completo horror y tedio en el modo Doppels. En resumen: Tri Force Heroes es un simple dungeon crawler, no un infaltable para tu librería, pero no un mal título. Bien a secas.

¿QUÉ TE PARECIÓ The Legend of Zelda: Tri Force Heroes

?

29 Usuarios han calificado este juego. Danos tu opinión.

29 Usuarios han calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

7

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos