Review

Shakedown: Hawaii

Pequeño cerdo capitalista

LEVELUP

7

Regular

PROS:

Divertida acción arcade

El gameplay es rápido y adictivo

Se siente como un juego de la era de 16-bits

Simpática historia

CONS:

Una sátira hueca y superflua

Estructura repetitiva

Progresión poco satisfactoria

Su humor llega a volverse cansado y tedioso

A finales de 2012, Vblank Entertainment llegó casi de la nada y sorprendió al mundo con el estreno de Retro City Rampage, un modesto juego independiente que se ganó muchos adeptos por su rápida y frenética acción. Lo mejor es que no sólo recordaba a las entregas clásicas de Grand Theft Auto, sino que además estuvo lleno de astutas referencias a la cultura pop de los 80 y 90, así como de un humor con una chispa única.

Como Retro City Rampage fue tan bien recibido, una secuela o algún tipo de continuación se antojaba muy probable. Después de todo, bastaba con tomar la misma fórmula, refinarla y expandirla para tener un juego que dejara contento a los fans del proyecto anterior. Así pues, cuando se reveló Shakedown: Hawaii a finales de 2015, la reacción fue muy positiva. Desde su primer trailer se vio que iba a tener la misma acción que su antecesor, pero ahora más intensa y en un mundo de 16-bits.

Desafortunadamente, parece que Vblank Entertainment no vivió un proceso de desarrollo soñado con Shakedown: Hawaii, puesto que fue retrasado en un montón de ocasiones. Así pues, los años pasaron y fue hasta 2019 cuando tuvimos la oportunidad de poner sus manos en él. En este momento, ya hay varias dudas sobre el proyecto, así que, ¿vale la pena? Preparamos una reseña para que lo sepas.

Una superflua crítica al capitalismo

El mundo de los negocios ha cambiado
El mundo de los negocios ha cambiado

En Shakedown: Hawaii encontrarás a 3 personajes diferentes. El protagonista es el director general de una importante que puede ser descrito como un viejo lobo de mar del mundo de los negocios que no supo adaptarse a la nueva era. El segundo es su hijo, un chico rebelde y bueno para nada que aspira a ser un famoso DJ ―un sueño que se antoja realmente complicado―. Por último, tenemos a un mercenario con aparentes raíces latinoamericanas, quien después de unos cuentos trabajos se convierte en la mano derecha del protagonista y se dedica a completar sus tareas más sucias.

Estos 3 personajes trabajaran en conjunto con una misión: recuperar la fortuna del protagonista. Si te preguntas cómo es posible que un millonario se quedara sin casi nada del día a la noche, te cuento que lo que pasa es que, por su necedad, se negó a prestar atención a lo que estaba pasando a su alrededor y usarlo para evolucionar. De este modo, su negocio de renta de películas en VHS fue aplastado por el streaming, mientras que sus tiendas departamentales cayeron por el poder del comercio electrónico. Como puedes imaginar, no tiene ninguna intención de dejar que lo que queda de sus millones se le vaya entre los dedos. Así pues, decide ponerse manos a la obra y sale a la calle para iniciar una nueva era.

Una imagen que te resultará familiar
Una imagen que te resultará familiar

Subir hasta la cima empresarial de manera honesta es tardado y realmente complicado, por lo que este empresario decide saltarse la línea de la honestidad y toma acciones que evitaría cualquiera que prefiera ahorrarse problemas con la ley. Por ejemplo, destruye todas las camionetas de correos que encuentra para que así las tiendas online no puedan entregar los pedidos a tiempo o asalta tiendas para venderles protección y motivar a sus dueños a venderlas a un precio ridículamente bajo.

Como ves, la historia es un tanto sencilla y es un elemento muy secundario de Shakedown: Hawaii. De hecho, presenta un ritmo realmente rápido que evita que puedas digerir lo que está sucediendo. Esto provoca que, cuando menos te des cuenta, tu personaje ya esté en la cima de la cadena empresarial y sólo tengas que completar un par de decenas de misiones más para ver cómo termina todo.

""sta crítica al modelo económico se siente un tanto sosa y desabrida"

Con Shakedown: Hawaii queda claro que Vblank Entertainment buscó hacer una burla del sistema neoliberal, en especial de sus prácticas de negocio que están dispuestas a todo con tal de generar más dinero. De este modo, en tu camino por recuperar tus millones, encontrarás cajas de botín y abusivos planes de suscripción que evitan que seas tengas una licencia permanente de uso de software. Claro que esto no se limita al mundo de la tecnología y los videojuegos, puesto que a muchas otras industrias también les tocó ser blanco del comentario social de Vblank.

Desafortunadamente, esta crítica al modelo económico que domina en gran parte del mundo se siente un tanto sosa y desabrida. Incluso llega momentos en los que se siente como que es demasiado, ya que no te deja de bombardear con mensajes de este tipo con la intención de ser gracioso. Lamentablemente, aunque al principio es muy divertida, llega el punto en el que te cansa. De este modo, nunca llega a un nivel suficiente como para considerarse una astuta sátira social y se mantiene como un conjunto de chistes superficiales.

Construyendo un imperio

Crea tu imperio y sé el dueño de la ciudad
Crea tu imperio y sé el dueño de la ciudad

El gameplay básico de Shakedown: Hawaii es muy similar a lo que nos ofrece Retro City Rampage. Esto significa que es un jugo de acción con cámara cenital en el que podrás correr por las calles; robar autos y crear caos usando diferentes poderosas y explosivas armas. Así pues, su idea es que salgas por el mundo, robes autos y cometas un sinfín de crímenes, desde golpear transeúntes hasta asaltar pequeños comercios. Cabe mencionar que toda esta acción es tan sencilla que logra que Shakedown: Hawaii no sólo se vea como un juego de la era de 16-bits, sino que también se sienta como uno.

En Shakedown: Hawaii tendrás la oportunidad de controlar a cada uno de los 3 personajes principales. En un juego de este tipo, se trata de una situación que puede llevar a varias oportunidades que añadan un extra. Por ejemplo, que cada uno tuviera habilidades únicas o que simplemente sus misiones fueran diferentes. Tristemente, Vblank no aprovechó esta posibilidad y todos los personajes se sienten iguales y lo único que cambia es el sprite. También hay una diferencia en las armas que se obtienen en las misiones, pero la diferencia es muy pequeña como para que prefieras a uno sobre otro.

Ya que en Shakedown: Hawaii el objetivo es crear un poderoso emporio comercial, la acción antes detallada no es todo lo que ofrece. Gracias a esto, también tendrás un apartado en el que podrás comprar diferentes negocios con el capital que tu empresa genere día a día. Como puedes imaginar, entre más negocios compres, mayor será la cantidad que recibas cada día. Conforme progreses en la historia también tendrás la oportunidad de conseguir bonificaciones para que cada uno de tus locales sean aún más redituables. Este sistema de Shakedown: Hawaii se siente más como un idle clicker que un juego de administración de negocios. En especial porque ninguna de tus inversiones representa un riesgo, así que solo basta con comprar, comprar y comprar.

Lo anterior me lleva a una de mis principales críticas a Shakedown: Hawaii: la progresión está lejos de ser satisfactoria. Todo pasa demasiado rápido; las misiones duran muy poco y apenas termina una y ya estás completando otra. De este modo, en menos de lo que te des cuenta ya contarás con una enorme compañía y podrás adquirir todo lo que se te antoje. Debo admitir que con Shakedown: Hawaii me divertí por varias horas e incluso sentí que era algo adictivo, pero la realidad es que nunca me emocioné ni sentí felicidad al progresar. De este modo, aunque la pase bien mi experiencia quedó lejos de lo que esperaba tener.

Shakedown Hawaii

Una agridulce continuación

"Termina siendo un juego efímero que pasa sin pena ni gloria"

Por mucho que lo haya disfrutado, no puedo evitar ver a Shakedown: Hawaii como una experiencia agridulce. De buenas a primeras cumple con la promesa de ser un Retro City Rampage, pero de 16-bits y sus mecánicas son un buen balance entre el Grand Theft Auto retro y la acción de Smash TV. No obstante, todo sucede tan rápido que te sientes bombardeado por toda su acción y por su intento de un mediano comentario social. De este modo, termina siendo un juego efímero que pasa sin pena ni gloria.

Ahora bien, tampoco quiero decir que sea un mal juego, ni nada por el estilo. Creo que dejará contentos a los que quieren algo más como Retro City Rampage e incluso considero que puede atrapar a quienes no conozcan el trabajo previo de Vblank. Está lleno de divertida acción y ver crecer tu empresa se vuelve algo que te mantiene enganchado al control. Así pues, mi queja es que teniendo un potencial enorme termina siendo un juego que pasaras una vez en menos de 10 horas y después olvidarás.

Shakedown: Hawaii ya está disponible en PC, PlayStation 4, Nintendo Switch y PlayStation Vita. Una versión para Nintendo 3DS también está en desarrollo, pero llegará más adelante. Cabe mencionar que su única versión física es para PlayStation Vita y sólo se produjeron cantidades limitadas.

"Esta crítica al modelo económico se siente un tanto sosa y desabrida"

¿QUÉ TE PARECIÓ Shakedown: Hawaii

?

1 Usuario ha calificado este juego. Danos tu opinión.

1 Usuario ha calificado este juego.

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Muy malo

Malo

Regular

Bueno

Excelente

Épico

TU CALIFICACIÓN

Eliminar

CALIFICACIÓN DE USUARIOS

Ver Reseñas

1

TU CALIFICACIÓN HA SIDO PUBLICADA. ¿DESEAS DEJAR UNA RESEÑA DE ÉSTE JUEGO?

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos