Quédate en casa: Furi, una experiencia catártica en eterno retorno

Entre guardianes y prisiones encontrarás una escapatoria a los juegos benevolentes de la actualidad


En LEVEL UP sabemos que en esta temporada de aislamiento quizá tengas mucho tiempo extra para jugar, pero entre tantas propuestas interesantes y lanzamientos poderosos, tal vez no sepas qué elegir. Por eso nos propusimos hacer una selección con algunas recomendaciones que han marcado al equipo de LEVEL UP y que podrían interesarte a ti también. Pedro Cesari nos contó qué es lo que hace sobresalir a The Witness; Quake nos recomendó el clásico de PC Counter-Strike: Global Offensive, y Daniel Laguna, Víctor Rosas y Fernando Salinas nos recordaron con Pillars of Eternity, Xenogears y Final Fantasy IX (respectivamente), que el género RPG tiene grandes exponentes que debes probar. No podía quedarme fuera de estas recomendaciones y hoy me gustaría contarles de Furi, un indie que probé por casualidad y que me agradó a tal grado que se convirtió en uno de los mejores juegos de esta clase que he probado.

Despiertas moribundo en una prisión bajo una lluvia que cubre las tierras de un planeta extraño. No conoces tu nombre ni por qué estás cautivo. Tampoco sabes para qué fuiste creado, pero los golpes del carcelero intentan hacerte entender que eres el portador de la muerte y que estás condenado a perecer eternamente. Apenas empiezas a asimilarlo cuando un extraño sujeto vestido de conejo te libera y te invita a luchar para escapar con la premisa "El carcelero es la clave. Mátalo y serás libre". Aún tienes dudas, pero una espada de grafeno y una pistola láser parecen confirmar que fuiste creado para destruir.

No hay lugar para tutoriales; tan pronto recibes las armas, te bates en duelo con el misterioso carcelero y tras varios reintentos te das cuenta de que tienes por delante una de las aventuras más demandantes que has jugado. Así comienza Furi, una entrega indie de acción desarrollada por el estudio The Game Bakers, que debutó en 2016.

Tras el combate con el primer carcelero se te revela que en realidad son 9 y que tienes que derrotarlos uno por uno para poder ser libre de una prisión conformada por 9 estaciones con sendos guardianes. Furi es, pues, un juego con puras peleas de jefes, por lo que su núcleo es el gameplay, algo que está bien logrado.

Furi tiene un sistema de juego simple pero gratificante

La progresión consiste en llegar a la zona de un jefe, superarla y atravesar un sendero que te lleva a la próxima prisión. Sin embargo, no creas que conseguirlo es tan fácil como suena; al contrario, será una tarea muy complicada que exigirá que descifres los movimientos de los enemigos, una gran paciencia y sobresalientes reflejos. Digo esto porque cada enemigo cuenta con un conjunto de ataques y un diseño únicos que te harán aproximarte a las batallas de diferente manera. Para hacerlo más interesante, cada jefe divide su enfrentamiento en diversas fases, usualmente cada una más difícil que la anterior o por lo menos diferente, así que puedes esperar varias derrotas antes de descubrir su fase final.

Aprender a pelear con maestría en Furi es exquisito

El sistema de combate alterna entre principalmente 2 modos: a larga distancia y cuerpo a cuerpo, y la combinación es brillante. En ocasiones es posible pelear sacando provecho de toda la plataforma de batalla y atacar a distancia con la pistola láser o evadir los ataques semejantes a un juego bullet hell con ayuda de una embestida cuyo alcance variará en proporción al tiempo que lo cargues.

Otras veces, los jefes te obligarán a trabar duelo cuerpo a cuerpo y emplear la espada a fondo, tanto para atacar como para cubrirte. Es precisamente esta última habilidad la que será muy útil en el juego, pues gracias a ella podrás repeler ataques y franquear la guardia de tus rivales; no obstante, es un movimiento que requerirá práctica, ya que tendrá que usarse en el momento justo para hacer el parry.

Ya sea a larga o corta distancia, el combate siempre es demandante
Ya sea a larga o corta distancia, el combate siempre es demandante

Cada jefe es inclemente y, aunque tus habilidades sean las mismas en toda la aventura, harán que cada combate sea único, puesto que aprovechan de diferente manera el entorno o pelean con un estilo que te obliga a adaptarte. Como resultado, el reto de las peleas hará que cada victoria sea sumamente gratificante, a pesar de que no ganes nuevas habilidades ni coleccionables, algo que no es muy común en los juegos contemporáneos.

Como te comenté, hay espacios entre batalla y batalla en la forma de bellas secuencias contemplativas, que son auténticas experiencias catárticas tras fieras batallas con los guardianes y que anteceden a otras decenas de ensayos y derrotas. Luego de vencer a un par de jefes, caes en la cuenta de que se trata de una desafiante y satisfactoria sinfonía, catártica y reiterativa, que te sumerge a tu punto más sereno sólo para batirte en otro duelo no menos trepidante y terminar con las manos temblando otra vez.

No hay mejor recompensa
No hay mejor recompensa

El juego está hecho para disfrutarse en dificultad Furi; sin embargo, cuenta con varios niveles. Yo te recomiendo que lo pases en el modo Furi y que después pruebes con Furier, la dificultad más alta. Si crees que ya lograste dominar ese desafío, entonces te invito a acabarlo con rango S o incluso probar tu maestría en el modo speedrun.

Visualmente quizá no sea el título más atractivo para algunos, pero te invito a no dejarte llevar por las apariencias en esta ocasión, pues debajo de todo yace un interesante sistema de juego. Algo que llama la atención es el diseño de los personajes, que corrió por cuenta de Takashi Okazaki, mangaka japonés mejor conocido por escribir e ilustrar el manga Afro Samurai, así que a eso se debe el parentesco entre ambos protagonistas.

"Estar encerrado te destroza por dentro. Por eso hicimos lo que hicimos. Por eso estamos escapando."
"Estar encerrado te destroza por dentro. Por eso hicimos lo que hicimos. Por eso estamos escapando."

Si luego de escuchar todo esto sobre Furi estás interesado en embarcarte en esta desafiante travesía, entonces te informo que está disponible en PlayStation 4 ($19.99 USD), Xbox One ($14.90 USD o $249 MXN), Nintendo Switch ($19.99 USD) y PC (Steam, $185.99 MXN); hubo una versión física, pero de tiraje muy limitado. Como te comenté, el juego estuvo gratis en 2016 para los suscriptores de PlayStation Plus, así que si eres un suscriptor recurrente es posible que lo tengas y aún no lo hayas jugado. Además, te cuento que hace 1 año recibió una actualización gratuita que, entre varias novedades, agregó un jefe más.

En ocasiones es difícil encontrar un título indie interesante entre tantos lanzamientos de semejante producción y la tarea es más complicada cuando grandes producciones los opacan. Pude jugar Furi cuando estuvo disponible en PlayStation Plus años atrás y, luego de pasar un gran rato con él, no quería desaprovechar esta oportunidad para recomendarlo, en especial porque muchos pueden encontrar en él una escapatoria para los juegos benevolentes de la actualidad.

Deja tu comentario

 
 
  • Mejores

  • Nuevos